Primeros pasos “Un nuevo individuo”

“¿Y que pasaría si otra persona invade tu domesticidad?” Bien, pues esta es la pregunta a la que debo enfrentarme esta semana.

El espacio doméstico es algo muy particular de cada uno, por lo que la interacción con otro individuo lo será aún más. Y el resultado de ello como poco será inesperado.

Mi compañero de viaje en esta semana es el ex tesorero del Partido Popular Jose Luis Bárcenas, un clásico en los medios de comunicación en los últimos tiempos por su estrecha relación con casos de corrupción. He elegido a este personaje porque creo que puede dar bastante juego la convivencia de un espacio junto a esta persona debido a su gran “peculiaridad”.

foto barcenas

Pero claro, para poder intuir lo que puede surgir de ese experimento primero hay que analizar en profundidad las claves, las tesis de cada individuos, de la domesticidad de cada uno.

  • Las claves de mi domesticidad:

No es “postureo” cuando afirmo que he aprendido cosas de mi domesticidad la semana pasada que desconocía hasta la fecha. Mi domesticidad es algo más que una casa, algo más que cuatro paredes, como así mostré. Y las ideas que he sacado en claro son:

  1. “La gente”. Esta es la más importante de todas mis claves. Sin gente a mi alrededor, sin gente con quien compartir mi domesticidad, yo y mi espacio doméstico no tendrían razón de ser. En todas las actividades que mostré el viernes yo era uno más entre un grupo de personas, es ahí donde me siento cómodo.
  2. “El dinamismo”. No me gusta la vida sedentaria, me gusta sentir que siempre tengo una ocupación, algo que hacer. Y pocas cosas que odie más que la sensación de perder el tiempo.
  3. “El exterior”. Esta va estrechamente relacionada con la anterior. El hecho de que me guste siempre estar entretenido en una ocupación me lleva a pasar parte de mi tiempo en el exterior (como se muestra en algunos de los vídeos de la semana pasada), y he descubierto que me encanta.
  4. “La utilidad”. Quizá sea una consecuencia de lo que ya he tratado en primer lugar pero creo importante decirlo. Necesito sentirme útil, me hace sentirme bien y esta es una de las cosas que más me sorprendido descubrir la semana pasada. Ya bien sea haciendo reír (Vines), ayudando a unos niños (Campamento) o haciendo pasar un tiempo agradable a la gente de mi pueblo (Carrozas), pero lo cierto es que me gusta ver que aporto cosas positivas a la sociedad, ya sea en mayor o menor medida.

Estas son las claves principales que he podido extraer de mi domesticidad.

  • Las claves de la domesticidad del nuevo individuo:

Es difícil, por no decir que prácticamente imposible, extraer las claves de la domesticidad de una persona cuando no la conoces. Por lo que únicamente puedo basarme en la imagen pública que se ha creado de él. Estas son sus claves:

  1. “Cuidadoso”. Le gusta ser precavido con lo que hace. No es partidario de dejar las cosas al azar.
  2. “Manipulador”. Esta cómodo cuando está al mando, cuando es él el que controla la situación.
  3. “Discreto”. Es complicado saber de él, ya que no se deja ver en lo que hace.
  4. “Oportunista”. Aprovecha la ocasión si esta se le presenta, en cualquier ámbitos, y sin reparos en si a veces está haciendo lo correcto.

Ahora el reto (no precisamente fácil) es fusionar estas dos domesticidades tan dispares en un mismo escenario. Veremos a ver de lo que soy capaz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s